Abogados penalistas: divorcios contenciosos

Los divorcios contenciosos son de los tipos de disolución matrimonial con consecuencias más desfavorables, tanto económicamente como en cuanto a tranquilidad.
El estrés y

 la intranquilidad pueden hacer mella en los cónyuges que se ven envueltos en estos procesos. Es relevante que se produzcan en el menor tiempo posible, a través de trámites ágiles y que no provoquen más gastos de los necesarios. Sin embargo, cuando en los divorcios entra en juego el Derecho Penal, por lo general se tratará de procedimientos extensos en el tiempo y complicados desde una perspectiva judicial. En los divorcios con carencia de acuerdo, pueden producirse circunstancias como un litigio sobre la guarda y custodia de menores.

Este hecho puede verse sujeto a múltiples aspectos, algunos de ellos directamente relacionados con el Derecho Penal. En los divorcios contenciosos en los que no se llega a ningún tipo de acuerdo, el juez es quien decide finalmente sobre quién debe ostentar la guarda y custodia de los menores. Estos tendrán que ver satisfechas sus expectativas respecto a todas las condiciones, tanto materiales como psicológicas.

En situaciones en las cuales hay un desacuerdo sobre la atención a los menores por parte de quien ostenta la guarda y custodia, hay que llevar a cabo un seguimiento especializado por parte de los profesionales, que habrán de coordinarse, cuando así sea necesario, con números profesionales de otros ámbitos profesionales, relacionados o no con el Derecho Penal.

En muchos casos, se asocia la acción legal de abogados penalistas con letrados especializados en el ámbito de la familia. Cuando se requieren pruebas concretas sobre malos tratos y otras graves situaciones, hay que acudir a detectives privados y otros profesionales especializados en la obtención de pruebas que resultarán de validez ante los tribunales. Infórmese con confianza sobre divorcios contenciosos y otros problemas en el ámbito del seno familiar.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE